• Jun : 30 : 2016 - Saludo de Keiko Fujimori es un primer paso para “diálogo obligado” con PPK
  • Jun : 30 : 2016 - “Ha sido un error el haber desfujimorizado campaña”
  • Jun : 30 : 2016 - El Partido Nacionalista presentará candidatos
  • Jun : 28 : 2016 - “Es antidemocrático que partido de PPK busque presidir el Congreso”
  • Jun : 28 : 2016 - Defensa de Alberto Fujimori pediría nuevamente el indulto

En América Latina, a lo largo de las décadas finales del siglo XX se empezó a difundir en América Latina la institución de la segunda vuelta para elegir presidente de la república. Es necesario señalar que se trataba de una especie de copia con variantes de la Constitución francesa de la V República.

Los franceses establecieron el sistema de segunda vuelta con la finalidad de superar la crónica inestabilidad que venía sufriendo Francia desde los tiempos de la III y la IV República desde 1873. El general De Gaulle, inspirador y guía de la V República, consideraba que esta inestabilidad se debía a que, dado el multipartidismo de aquel tiempo, era casi imposible que un partido lograra la mayoría parlamentaria y, por tanto, se formaban gobiernos gracias a combinaciones de dos o más partidos.

Estas alianzas no eran sólidas, por lo cual los gabinetes duraban un promedio de siete a ocho meses. Para generar un sistema estable se creó una presidencia fuerte con un mandatario elegido por el pueblo en doble vuelta y que, además, posee grandes poderes, entre los cuales se cuenta disolver el parlamento a voluntad y convocar nuevas elecciones.

Sin embargo, se buscaba poner fin a un sistema de muchos partidos que generaba inestabilidad y, para lograr este fin el remedio gaullista fue la institucionalización de la segunda vuelta a escala general.

Esto significa que en las elecciones para el poder legislativo, en cada distrito electoral solo asumen sus cargos las listas que obtuvieron más de 50% de los sufragios, en la demás circunscripciones se procede a una segunda vuelta, y, este principio se aplica también en las elecciones municipales.

De este modo desde 1959 hasta la década de 1990 la segunda vuelta generó una especie de bipartidismo funcional, dado que en los comicios de segunda vuelta se formaban dos bloques: las izquierdas y las derechas.

En el Perú, en la Carta de 1979, se aprobó la segunda vuelta solo para la elección presidencial. En consecuencia no se generó el efecto legislativo de la V República francesa: la creación de dos grandes bloques de partidos. Por otro lado, al momento de aprobar la decisión pesaron consideraciones de corto plazo, por ejemplo, algunos pensaron que el Apra no podía vencer en una elección presidencial polarizada entre izquierdas y derechas. Ese punto fue generado por una alianza coyuntural entre la izquierda y el PPC. Todos sabemos que la segunda vuelta no le impidió al PAP gobernar dos veces luego de sendos triunfos electorales.

El Perú requiere un sistema que favorezca la existencia de pocos partidos grandes o frentes de agrupaciones políticas.

Publicado el 9 - Jun - 2011

Categoria: Editorial