• nov : 18 : 2014 - “Se investigarán a la red de Orellana caiga quien caiga”
  • nov : 18 : 2014 - PJ evitará que “tinterilladas” dilaten proceso a Orellana
  • nov : 18 : 2014 - Magistrados desaprobados
  • nov : 18 : 2014 - Expectativa por informe
  • nov : 18 : 2014 - El shambar: Patrimonio Cultural y Gastronómico

“las palabras van al corazón, cuando han salido del corazón”Solón

Cajamarca, diciembre del 2007. 

Querido hermano, en un mundo que vive sin amor eres tú mi limite, pero hoy la soledad se abre al mi alrededor más halla del limite del corazón, y de pronto nace el sentimiento, el llanto de saberte tan lejos y tan cerca; nuevas sensaciones se expresan ya en mí, el velo del fantasma del pasado se cae mostrándome la verdad de mis sentimientos limpios y ajenos al orgullo que suelo mostrar. Hoy la verdad brilla en mí, opacando el orgullo, el rencor; y mi corazón se cae roto reviviendo aquellos recuerdos de infancia, adolescencia y juventud, en un mundo en que libres respirábamos, compartiendo cada historia creada por tu imaginación, más halla de todo fueron pequeños, pero grandes momentos compartidos. Hoy vuelvo a escribir mis sentimientos, sentimientos que no puedo expresar, por que sé que soy prisionera de mis acciones y palabras.

Hoy mi verdad es tímida por las ganas de escribir como tú, pero jamás de ser mejor, porque de versos solo estas hecho tú; estas letras que saben a dolor, que sueñan con volver a ser los mismos del ayer; pero te pido que no juzgues a mi corazón; nunca supe controlar mis sentimientos, yo no quiero un hermano abogado, yo no quiero un hermano poeta, lo que yo quiero es volver a ver al muchacho de mirada sensible, aquél que llegué a conocer y admirar, pero sabes que cuando hay buen tiempo es muy fácil decir no voy a fallarte. Ahora que el mundo tiembla bajo tus pies y las estrellas son fugases y caen, descubro de golpe que eres mi hermano a quien siempre voy admirar, ahora que estás en medio de la tempestad, quiero decirte que me sobran razones, para pedirte perdón desearía hacerlo de frente; pero también descubro que soy cobarde incapaz de ir a verte, ahora que te sientes solo y que tu alma llora a gritos, soy incapaz de abrazarte, de decirte que me perdones y que te amo.

Fue el maldito orgullo del que muchas veces hice gala, quien me alejó de ti y de tus escritos. Anoche recordaba un día en el que subimos a tu cuarto y me enseñaste la última de tus historias, no importa si tú no lo recuerdas, era “Francisco el ateo” terminabas de escribir y me lo diste para leerlo, aquello ya pasó; hoy solo quise escribirte, sé quién soy como dice el refrán “uno es dueño de las palabras que calla y esclavo de las que dice”. No es difícil para mí escribirte, lo difícil es aceptar que el hermano que un día tuve cambio por un abogado que es hoy, sé por que te conozco que es por una injusticia que estás ahí, como seguramente otros, pasando por algo que como fiel poeta aceptas con serenidad, pues sé que admiras a Vallejo que también pasó por ese trance; no puedo ahora dejar pasar esta oportunidad de escribirte y decirte que te amo y admiro, tal vez tengas dudas de lo que te escribo, pero no le estoy escribiendo al abogado ni al poeta, le estoy escribiendo al que esta dentro de él encerrado para no mostrar su amor, le escribo a mi hermano, solo a él le escribo, para que me perdone y sepa que lo extraño y siempre lo voy amar con sinceridad.

Hermano, no estás solo, tu familia orgullosa está a tu lado y te quiere, aunque no lo demuestre o no sepa demostrarlo. Hermano siempre confía en Jesús y en María, recuerda la pasión que ellos vivieron y afrontaron con gran fortaleza, nos toca seguir tus huellas, por que ahora sé que el dolor nos hace fuertes.

Tu hermana Mila.

Por: Nequisa

Publicado el 7 - mar - 2013

Categoria: Libre albedrío

Reparaciones y víctimas

Publicado el nov - 18 - 2014

La discriminadora zonificación educativa

Publicado el nov - 18 - 2014

En Cajamarca la vida no vale nada

Publicado el nov - 18 - 2014

04-10-2013

Publicado el oct - 4 - 2013

Cruzeiro pierde pero clasifica

Publicado el ago - 9 - 2012