• sep : 9 : 2014 - Exministro Hidalgo: “Urresti le hace daño a la misma Policía”
  • sep : 9 : 2014 - Descartan “lobby” en proyectos para reactivación de economía
  • sep : 9 : 2014 - “Lean mis labios, jamás he mentido, no soy mentiroso”
  • sep : 9 : 2014 - Médicos radicalizarán su huelga indefinida
  • sep : 9 : 2014 - Ética investiga el caso José León

Cajamarca se ha convertido de un tiempo a esta parte en una ciudad atiborrada de problemas sociales, los clubes nocturnos que en realidad son prostíbulos clandestinos, están diseminados por todos los barrios, en ellos trabajan cantidades indeterminadas de mujeres que son explotadas por los propietarios de esos lugares.

Sorprende la cantidad de mujeres jóvenes que existen en estos antros, muchas de ellas provienen de provincias del interior de la región y tienen que dejar un cupo al propietario del local mientras atienden a su ocasional acompañante. Solo en Cajamarca se cuentan por más de 200 los locales de esta naturaleza.

Ante este tipo de problemas que aquejan a la sociedad cajamarquina no existe ninguna estrategia que resulte eficaz para controlar el problema, mucho menos para erradicarlo. La existencia de este tipo de prostíbulos es un secreto a voces. Nada se ha hecho paro resolver este problema, ni instituciones públicas ni privadas han puesto poner freno al avance y proliferación de estos lugares.

Pero a la existencia de prostíbulos clandestinos – teniendo en cuenta que él único que funciona con permiso para ejercer como tal es el conocido como “El Polvorín”, ubicado en los extramuros de la ciudad, en la carretera que conduce a la costa- Se suma la existencia de prostitución callejera, la que se realiza con desparpajo en las calles periféricas al mercado central.

Diariamente se aprecia a decenas de mujeres de todas las edades en las calles Apurímac, José Sabogal, El Batán y Amalia Puga instaladas en ellas buscando clientes a quienes atienden en hoteles al paso de las zonas aledañas.

Ahora que se acerca el Día Internacional de la Mujer habría que reflexionar sobre la existencia de este problema social, el abuso y las vejaciones al que son sometidas todas esas mujeres que tuvieron el infortunio de acabar ejerciendo el oficio más antiguo del mundo en una esquina de las calles de esta ciudad y que parecen ser invisibles para la sociedad, invisibles para las autoridades y para quienes agendan la problemática de nuestra ciudad y la solución de sus conflictos.

Pocas veces pensamos en las personas que desde una esquina soportan el paso de las horas, el frío y las lluvias buscando clientes, muchas de ellas inducidas por situaciones diversas a llevar esa vida, otras tan jóvenes que ni siquiera piensan como adultas.

En Cajamarca hay muchas instituciones que captan fondos diversos con ayuda y cooperación extranjera, pero no hay ninguna que trate la problemática de la prostitución desde aquí, nadie que se haya involucrado con este problema que crece a diario y que ha convertido a esta ciudad como una de las que más personas concentra realizando este trabajo entre las ciudades de la sierra.

Ante la proximidad del Día de la Mujer sería preciso hacer un zoom a esas mujeres, indefensas, desposeídas, abandonadas, que son parte de nuestra sociedad y que esperan que las autoridades alguna vez y por un instante se fijen en su existencia y busquen aliviar en algo los problemas que las aquejan.

Publicado el 5 - mar - 2012

Categoria: Balcón Interior

El Perú y la COP20

Publicado el sep - 10 - 2014

ONPE inicia impresión de actas-padrón

Publicado el sep - 10 - 2014

Vuelo MH17 se desintegró por el impacto de...

Publicado el sep - 10 - 2014

La huella de Gustavo Pons Musso

Publicado el feb - 7 - 2013

Exigen sancionar explotación laboral

Publicado el jun - 13 - 2014