• ago : 25 : 2014 - La abstención es una posición en contra del voto de confianza
  • ago : 25 : 2014 - Las abstenciones desnaturalizan institución del voto de confianza
  • ago : 25 : 2014 - Votos de confianza: Las crisis de Gabinetes de este Gobierno
  • ago : 25 : 2014 - Se está desnaturalizando figura voto de confianza
  • ago : 25 : 2014 - Demanda de cines

En la legislación peruana, los hijos extramatrimoniales han sido diferenciados de los matrimoniales, según la condición o no de casados de sus padres, llevando una huella que los diferenciaba en la atribución o no de derechos y obligaciones.

El Código Civil de 1852, denominaba a los hijos: legítimos e ilegítimos, según hayan nacido del matrimonio o no, o de matrimonio nulo si alguno de los padres o ambos ignoraban la causa de nulidad, como lo establecían los Artículos 218° y 219° respectivamente. Eran hijos ilegítimos los que no habían nacido del matrimonio, ni estaban legitimados, clasificándose en naturales y no naturales, según el padre y la madre del hijo tengan o no impedimentos para casarse. Los hijos no naturales eran clasificados en adulterinos (hijo nacido de una pareja en donde sus padres no están casados entre ellos sino con terceras personas), e incestuosos (hijos procreados por personas que tienen parentesco consanguíneo en línea recta). Solo los hijos naturales podían ser reconocidos, ya que eran susceptibles de legitimación. El hijo legítimo y el hijo natural legitimado tenían los mismos derechos civiles, a diferencia de los hijos no naturales que no tenían derecho alguno.

El Código Civil de 1936, mantuvo la diferencia entre hijo legítimo e ilegítimo, con menor intensidad, señalando que era legítimo el hijo nacido durante el matrimonio, o dentro de los trescientos días siguientes a su disolución e ilegítimo el nacidos fuera del matrimonio, tal como lo establecían los Artículos 299° y 348° respectivamente. En algunos casos se hizo mención del hijo adulterino (hijo tenido por mujer casada de hombre distinto de su marido) e incestuoso (hijo de personas cercanamente emparentadas entre sí). El Artículo 314° establecía la posibilidad de legitimación de los hijos ilegítimos por subsiguiente matrimonio de sus padres o por declaración judicial, con la restricción del Artículo 315° respecto a los concebidos en tiempo en que el padre y la madre no tenían impedimento para casarse.

Los Códigos Civiles de 1852 y de 1936 denominaban a los hijos legítimos e ilegítimos según hayan nacido estando sus padres casados o no, buscando la protección de la familia matrimonial, sin tener en cuenta que los hijos no tenían culpa alguna.

Recién con la Constitución Política Peruana de 1979, se establece la igualdad de los hijos, que fue reproducida por la Constitución Política vigente de 1993, existiendo equiparación de la filiación matrimonial y extramatrimonial.

El Código Civil vigente de 1984, denomina a los hijos matrimoniales y extramatrimoniales. El artículo 361° señala que son hijos matrimoniales los nacidos durante el matrimonio o dentro de los trescientos días siguientes a su disolución, estableciéndose además la presunción de paternidad del marido. El artículo 386° señala que son hijos extramatrimoniales los concebidos y nacidos fuera del matrimonio.

Nosotros consideramos que no debería haber diferenciación entre los hijos en ningún sentido, por lo que no estamos de acuerdo con la denominación de hijo matrimonial y extramatrimonial.

Por: Joel Romero Mendoza.

Publicado el 20 - feb - 2010

Categoria: Opinión