• ago : 25 : 2014 - La abstención es una posición en contra del voto de confianza
  • ago : 25 : 2014 - Las abstenciones desnaturalizan institución del voto de confianza
  • ago : 25 : 2014 - Votos de confianza: Las crisis de Gabinetes de este Gobierno
  • ago : 25 : 2014 - Se está desnaturalizando figura voto de confianza
  • ago : 25 : 2014 - Demanda de cines

batalla_tarapaca27 de noviembre de 1879

Un episodio glorioso de nuestra historia se refleja en este día, en que con un ejército mal armado y mal preparado se logró la única victoria en la campaña terrestre durante el conflicto con el vecino país del sur, que había puesto sus ambiciones en nuestro territorio.

EL INICIO. Terminada la campaña marítima, con el Monitor Huáscar y Grau fuera de combate, los chilenos quedaron dueños y señores del mar; se inició entonces la campaña del sur, con lo cual los chilenos pretendían invadir todo el sur de nuestro territorio. La mayor parte de la campaña se desarrolló en territorio peruano, fue entonces que los chilenos emprendieron dos campañas, la de Tarapacá y la Tacna y Arica.

Tarapacá estaba resguardada por un contingente de 10 mil soldados peruanos y cerca de 4 mil bolivianos, todos ellos al mando del general Juan Buendía. Cerca del lugar, en Atacama, estaban acantonadas las tropas chilenas con un total de 16 mil hombres muy bien equipados; estas fuerzas zarparon de Antofagasta con la finalidad de invadir Tarapacá el 29 de octubre de 1879; fueron transportados en cuatro barcos de guerra al mando del militar chileno Erasmo Encalada.

La primera meta que se trazaron los chilenos fue tomar el pequeño pero estratégico puerto de Pisagua, el cual se encontraba resguardado por un pequeño contingente de mil hombres al mando de Isaac Recavarren. Las tropas chilenas llegaron en la madrugada del 2 de noviembre y atacaron el puerto; la tropa peruana frustró el desembarco hasta en tres oportunidades, hasta que la mala suerte jugó un papel importante; se produjo el incendio de 50 mil quintales de salitre, lo cual causó grandes bajas en las tropas peruanas y su consiguiente derrota.

UNA TRAICIÓN. Los chilenos marcharon luego sobre San francisco, que era el paso obligado para tomar luego Tarapacá; para resistir el ataque era necesario el concurso de 3 mil soldados bolivianos que debían concurrir desde Arica, esto no se dio, pues las tropas al mando del militar boliviano Hilarión Daza nunca llegaron a Tarapacá; inexplicablemente Daza demoró su marcha y luego desobedeciendo ordenes superiores, retornó con sus tropas a Arica. El 19 de noviembre, enterado Buendía de la actitud traidora de Daza, retrasó el ataque para el día siguiente, pero la mala suerte otra vez cubrió a las tropas peruanas con su oscuro manto; un soldado boliviano dejó escapar un tiro de fusil, con lo cual se originó en forma inusitada la batalla de San Francisco.

La batalla fue dura y sangrienta, duró aproximadamente 3 horas y significó un duro revés para las tropas peruanas, quienes fueron abandonadas por las cobardes tropas bolivianas, que se batieron en franca deserción cuando vieron la cosa perdida.

LA BATALLA. Un reducido número de sobrevivientes llegó a Tarapacá para recobrar las fuerzas y continuar la retirada a Arica; los chilenos enterados de esto decidieron atacar sorpresivamente, fue así que un 27 de noviembre las tropas chilenas pretendieron sorprender a los peruanos; sin embargo un arriero había informado a las tropas peruanas que se acercaba el ejército chileno, esto dio tiempo a organizar la defensa de la plaza.

Lo primero que hicieron los chilenos fue tomar una colina para atacar desde un sitio alto, el ejército peruano, hábilmente dirigido por el coronel Belisario Suárez, defendió Tarapacá. En el lugar se encontraban también las tropas del héroe nacional Andrés Avelino Cáceres, quien en base a ingenio y hábiles maniobras, desalojó a los chilenos de su reducto. Tras la batalla se inició la persecución, lamentablemente el ejército peruano no contaba con caballos y estaba casi sin municiones, motivo por el cual tuvo que abandonar la persecución de las tropas chilenas.

LA TRAICIÓN DE UN PRESIDENTE. El Perú se encontraba gobernado por Mariano Ignacio Prado, que había sucedido al gobierno civilista de Manuel Prado y recibió un país en crisis. Posteriormente Mariano I. Prado sería acusado de traición al abandonar el país en un pésimo momento, le sucedería Piérola quien el 23 de diciembre de 1879 asumiría la jefatura de la República aprovechando la incertidumbre para hacerse del poder.

EL SIGNIFICADO. La batalla de Tarapacá representa el pasaje más glorioso en nuestra historia republicana; inmersos en una guerra en la cual no teníamos nada que ver y en la que el Perú solo entró en virtud de un pacto con el vecino país de Bolivia, al cual Chile le declarara la guerra. El momento político era difícil para el Perú, el ejército tuvo como principal arma el valor, el sacrificio y la entrega, a falta de otras mejores o más efectivas, frente a un ejército como el chileno, que se dice, estuvo armándose y planificando esta guerra por más de 8 años. Fue esta la única batalla que se pudo ganar en la guerra del Pacífico, en base al valor de nuestros soldados y del pueblo peruano en general.

Publicado el 27 - nov - 2009

Categoria: Reportajes

2 Responses so far.

  1. jorge dice:

    Siempre el Perú se ha caracterizado por tener valerosos soldados; sin embargo, nuestra clase dirigente (políticos principalmente)siempre ha traicionado los intereses del Perú. Les falta capacidad de reacción, astucia y patriotismo, algo envidiable que si lo tiene otros paises.

    El amor y valor a la patria, se debe enseñar desde la etapa inicial de la educación, porque sin nacionanislo verdadero no se podrá lograr mayores cosas.

  2. julio ponce dice:

    mi tio tatarabuelo francisco castellanos olivera peleo en la batalla de tarapaca fue soldado de la segunda compañia del batallon lima numero ocho fue soldado de infanteria, su expediente se encuentra en el archivo historico militar en el segundo piso al frente del museo de arte de lima.

    francisco castellanos fallecio el 08 de octubre de 1944 fue enterrado en el cementerio prebistero maestro pero ignoro en que pabellon y nicho le abran puesto.

    su padre manuel luciano castellanos fallecio el 24 de abril de 1885 fue enterrado en el cementerio prebistero maestro pero ignoro en que pabellon y nicho le abran puesto.,su madre se llamo carmen olivera.