• oct : 1 : 2014 - OEA observará comicios
  • oct : 1 : 2014 - Mítines se realizarán solo hasta el jueves
  • oct : 1 : 2014 - Docentes reciben bono
  • oct : 1 : 2014 - Respaldan Ley Universitaria
  • oct : 1 : 2014 - Garantizan seguridad durante comicios

En la distancia, lejos de los míos, tanto familia como amigos, es más desesperante poder escribir y también, tal vez, gratificante, por lo que me atrevo a decir que sería muy mezquino si no me atrevo a despedir el 2009 con un profundo agradecimiento a Dios, por su inmensa misericordia y bondad, y a todos los que comparten una amistad con mi persona, los que no también, por sus inmensas muestras de solidaridad y apoyo durante el proceso de operaciones y tratamiento que vengo llevando, por la enfermedad que me aqueja.

Empiezo por Dios porque a él me debo que hay superado con creces instantes difíciles, que yo mismo no lo creía, pero la vida nos da buenos y, también, insospechadas circunstancias, que ponen sobre el tapete nuestro valor, fe, valor y fuerza para salir adelante, o morir en el intento. Creo que mi persona apostó por la vida, y con la gracia del Señor estamos saliendo adelante.

Es muy rutinario, fuera de contexto en estos momentos, que siga hablando del mal que me aqueja. Solo quiero escribir pensando en positivo y con actitud emprendedora, que estamos superando muchas cosas. Primero, como he mencionado, nombró a Dios. Luego está mi familia, que día y noche siguió de cerca cada uno de los acontecimientos de mi enfermedad, y quienes me supieron infundir coraje, fortaleza y buen ánimo.

Junto a ellos están los amigos. De diversa índole por supuesto, sin que esto signifique discriminación. Los colegas de los diversos medios de comunicación, que atentos al día a día siempre inquietos hacían sonar mi celular para preguntar cómo iba. Gracias Edgar Jara, Iván León, Luís Mego, Marco Bonifacio, la gente de canal 25; en forma muy especial Jaime Abanto, Director de Panorama Cajamarquino por esa deferencia especial con mi persona, al igual que Jorge Cabanillas y Herman Romero, del Clarín y El Mercurio, respectivamente. No dejo de lado al popular ‘’Rojo’’, Jaime Herrera, quien puede escribir la historia de mi vida, durante la angustia hospitalaria, de la cual salimos con creces por esos mensajes y muestras amplias de cariño y amistad.

En forma muy especial, tres renglones para una gente también especial, que espero no salir del contexto. La familia de la Universidad Privada Antonio Guillermo Urrelo. Gracias eternas a Manuel Becerra Vílchez, Presidente del Directorio, quien en todo momento entendió lo que me pasaba y no escatimó ningún esfuerzo en brindarme las facilidades hasta que logre mi recuperación. Avalado todo ello por su señora madre, Aurora Vílchez Pinedo de Becerra, promotora y fundadora de esta Casa Superior de Estudios, del señor Rector, Dr. Wilman Ruíz Vigo, el Dr. Homero Bazán Zurita, Vicerrector Académico, Mg Carmen Díaz Camacho, Gerente General, los señores decanos, docentes, alumnos y mis entrañables amigos administrativos y los alumnos que se identifican con cada uno de los integrantes de esta sociedad universitaria.

Que más decir a todas aquellas personas que de una u otra forma se comunicaron conmigo, en momentos y circunstancias sensibles. Marco la Torre, el alcalde de Cajamarca, quien llegó hasta mi lecho en dos oportunidades. Gracias a la Municipalidad por ese gesto de desprendimiento. Jesús Coronel, Presidente del Gobierno Regional, que el día a día a través de sus funcionarios, personalmente y por otros medios me acompañó y acompaña. No me olvido del Grupo Cajamarca Minería y Construcción, de Marujita La Torre, Minera Yanacocha, Martín Calderón y Carla Díaz.

Pero tengo que estar más agradecido de todos aquellos personajes, tanto hombres como mujeres, que los dejo en el anonimato porque en verdad su fuerza espiritual está siempre conmigo, y ellos saben cuánto los estimo y quiero. No más nombres, sé que me olvide de muchos, por no escribir su nombre, pero tengan por seguro que están en mi corazón.

Seguimos en la brega, pronto nos encontraremos en Cajamarca.

¡FELIZ 2010, QUE DIOS LOS BINEDIGA A TODOS USTEDES!

Por: Carlos Alayza Chávez

Publicado el 5 - ene - 2010

Categoria: Opinión