• Jun : 30 : 2016 - Saludo de Keiko Fujimori es un primer paso para “diálogo obligado” con PPK
  • Jun : 30 : 2016 - “Ha sido un error el haber desfujimorizado campaña”
  • Jun : 30 : 2016 - El Partido Nacionalista presentará candidatos
  • Jun : 28 : 2016 - “Es antidemocrático que partido de PPK busque presidir el Congreso”
  • Jun : 28 : 2016 - Defensa de Alberto Fujimori pediría nuevamente el indulto

La palabra decente nos remite a la persona que obra con dignidad, recato y de acuerdo a las buenas costumbres, según el Pequeño Larousse Ilustrado. Sin embargo, a veces el verdadero significado de los términos obedece más al uso de los hablantes que a los diccionarios. En este caso, la realidad social nos hace entender que es decente aquella persona que prefiere trabajar en una oficina antes que en una chacra, pues eso es indigno; prefiere no decir ciertas palabras porque hay que tener cierto recato al hablar; prefiere llevar las apariencias para respetar las llamadas buenas costumbres. Todo ello sin perjuicio de los buenos merecimientos a que hubiere lugar.

En realidad, la gente llamada decente es la gente potentada, la gente que siempre tiene dinero, pues los pobres nunca pueden elegir entre dignidad, recato o buenas costumbres. Pero veamos en realidad en que consiste el trabajo de la gente decente. Son ciudadanos a carta cabal que han heredado la clase y el dinero de sus ascendientes. Estrictos como son, adquieren los conocimientos más sofisticados y las ciencias que son de vanguardia, pues en este mundo globalizado debemos estar preparados para calificar en un mundo competitivo. La verdad es que ya de antemano los hijitos de papá y mamá saben que tiene su trabajo asegurado. Sus trabajos son todos ellos variopintos y pintorescos a la vez, pero ninguno de ellos mancilla sus manitas con un trabajo práctico. Todos lo son de oficina, de dirección, de supervisión, de sabiduría, de mando, etc. La gente decente cree que mancha su honra con un trabajo como labrar la tierra o criar los animales. Tú me dirás que hay muchos ricachones que son hacendados. Claro, pero no son ellos los que trabajan su tierra y crían sus animales, son sus peones y sirvientes los que hacen eso. Y ahí está el detalle como ha dicho el gran filósofo mexicano Cantinflas.

Si no tienen un trabajo de oficina, y son un tanto más sentimentales o románticos, entonces hacen arte por el arte, y entre gallos y medianoche, entre licores y drogas, se expresan con la inefable indiferencia y frialdad que los caracteriza:“Debo pintar la sinrazón de mi ser interior atormentado por mis demonios, para liberar mi catarsis y así ser admiración de gente decente, quienes pagarán mucho por mi cuadros y los exhibirán en sus salas elegantes, para que sus amigos igualmente decentes e inteligentes, alaben su buen gusto”.

Un mito más que le hace tanto daño a nuestra sociedad, un mito que vale la pena matar hoy, para engrandecer un poco al hombre, aunque sea sólo un poco…

 

 

Publicado el 13 - Abr - 2011

Categoria: Miticidio

Panorama Cajamarquino Edición 18-02-2017

Publicado el Feb - 18 - 2017

Panorama Cajamarquino Edición 17-02-2017

Publicado el Feb - 17 - 2017

Panorama Trujillano Edicion 17-02-2017

Publicado el Feb - 17 - 2017

Panorama Cajamarquino Edición 16-02-2017

Publicado el Feb - 16 - 2017

No seas resentido

Publicado el Ago - 5 - 2011

Pucherito

Publicado el Mar - 12 - 2012