• jul : 19 : 2014 - “Liberación de Jiménez es carta blanca para que opere la mafia”
  • jul : 19 : 2014 - Figallo: “Me preocupa liberación de Jiménez”
  • jul : 19 : 2014 - ¿Enfermeras o actoras?
  • jul : 19 : 2014 - Hospital será categoría I-3
  • jul : 19 : 2014 - Pérez Tello: “33 años de fracasos en Interior”

La ciudadanía es la fuente del poder público y por tanto la esencia y el fin de la función del Estado. El fin de la actividad pública es el servicio al ciudadano y la satisfacción de sus necesidades. La orientación del Estado hacia el servicio a la ciudadanía significa incorporar el respeto al ciudadano como contenido y forma de la atención brindada por el Estado

En el marco de las políticas de una Administración Pública eficiente y eficaz, para simplificar los trámites y procedimientos en las entidades públicas, la Ley del Procedimiento Administrativo General, Ley Nº 27444, ha establecido el “Régimen de fedatarios”, como una manera de contribuir a facilitar una atención oportuna y agilización de los requerimientos de los ciudadanos, en su relación con la administración pública, respecto de algún procedimiento administrativo concreto.

Al respecto la citada ley, en su artículo 127º ha previsto el “Régimen de fedatarios”, que implica que cuando se establezcan requisitos de autenticación de documentos el administrado (o ciudadano) podrá acudir este régimen para tal fin; cuyos aspectos normativos se sustentan en:

1. Cada entidad designa fedatarios institucionales adscritos a sus unidades de recepción documental, en número proporcional a sus necesidades de atención, quienes, sin exclusión de sus labores ordinarias, brindan gratuitamente sus servicios a los administrados.

2. El fedatario tiene como labor personalísima, comprobar y autenticar, previo cotejo entre el original que exhibe el administrado y la copia presentada, la fidelidad del contenido del contenido de ésta última para su empleo en los procedimientos de la entidad, cuando en la actuación administrativa sea exigida la agregación de los documentos o el administrado desee agregados como prueba. También pueden, a pedido de los administrados, certificar firmas previa verificación de la identidad del suscriptor, para las actuaciones administrativas concretas en que sea necesario.

3. En caso de complejidad derivada del cúmulo o de la naturaleza de los documentos a autenticar, la oficina de Trámite Documentario, consulta al administrado la posibilidad de retener los originales, para lo cual se expedirá una constancia de retención de los documentos al administrado, por el término máximo de dos días hábiles para certificar las correspondientes reproducciones. Cumplido éste, devuelve al administrado los originales mencionados.

4. La entidad puede requerir en cualquier estado del procedimiento la exhibición del original presentado para la autenticación por el fedatario.

No obstante, la claridad de la función del fedatario que no es la de “fedatear” documentos, palabra o verbo que no existe, sino la de “autenticar”, debido a malas prácticas en la administración pública, ésta se viene distorsionando; exigiéndose para actos de administración interna de la gestión institucional, que las copias de diversos documentos las autentique el fedatario, desnaturalizándose este régimen.

En todo caso la expedición de copias autenticadas de documentos administrativos, corresponde al órgano administrativo que hubiera emitido el documento original; tal como también lo establece el art. 128º.- Potestad administrativa para autenticar actos propios, que determina la facultad para realizar autenticaciones atribuidas a los fedatarios no afecta la potestad administrativa de las autoridades para dar fe de la autenticidad de los documentos que ellos mismos hayan emitido.

En este sentido, es imperativo darle la verdadera utilidad a la acción de autenticar de documentos al fedatario de las instituciones públicas, relacionada a los trámites que promueven como titulares de derechos o intereses legítimos individuales o colectivos los administrados; o en aquellos, que sin haber iniciado el procedimiento, posean derechos o intereses legítimos que pueden resultar afectados por la decisión a adoptarse.

Recalcamos: el fedatario no “fedatea documentos”, los autentica; el notario, tampoco “notarea documentos”; repetimos, los autentica. Contribuyamos a una adecuada expresión oral y escrita, en este aspecto.

Por: Pc. Hugo REYNA GOICOCHEA

Publicado el 30 - dic - 2009

Categoria: Opinión

One Response so far.

  1. ISAAC dice:

    consultando, si un fedatrio tiene la condicion de perito en los documentos que autentica, y como tal puede ser parte en un proceso administrtaivo o judicial?.