• sep : 9 : 2014 - Exministro Hidalgo: “Urresti le hace daño a la misma Policía”
  • sep : 9 : 2014 - Descartan “lobby” en proyectos para reactivación de economía
  • sep : 9 : 2014 - “Lean mis labios, jamás he mentido, no soy mentiroso”
  • sep : 9 : 2014 - Médicos radicalizarán su huelga indefinida
  • sep : 9 : 2014 - Ética investiga el caso José León

El mercado de trabajo es aquel donde las personas intercambian servicios de trabajo, y donde interactúan los empleadores y los trabajadores, la interacción de demanda y oferta de trabajo determinan los salarios que se pagan en la economía. El mercado de trabajo tiene particularidades que lo diferencia de otro tipo de mercados (financiero, inmobiliario, materias primas, etc.). Además, el mercado de trabajo se encuentra segmentado, por mano de obra cualificada y no cualificada y sectorizados de acuerdo a la actividad económica; puede tener dualidades conformado por un mercado de trabajo primario, donde los salarios son altos, existe baja rotación de personal y los puestos de trabajo son buenos y un mercado de trabajo secundario, antagónico al mercado primario. La función de demanda de trabajo tiene pendiente negativa respecto al salario -“cuanto más bajos sean los salarios reales más trabajo demandarán las empresas”; mientras que la oferta de trabajo tiene pendiente positiva respecto al salario -“cuanto más elevados sean los sueldos, las personas querrán trabajar más”.

El mercado de trabajo se relaciona mucho con los precios; por ejemplo, supongamos que las empresas responden a un aumento de la demanda de bienes, elevando la producción, para esto es necesario aumentar el empleo. Para que exista oferta y demanda se requiere que exista una fuerza productiva laboral que genere los bienes y al mismo tiempo demande insumos y productos terminados. Cuando existe presión de demanda en el mercado de trabajo, los salarios se incrementan reflejándose en los costos de producción de las empresas y por ende sube los precios de los productos, ello dependerá de acuerdo al sector productivo y a las capacidades humanas que absorba el sector; es decir, existen algunos sectores de la economía que no requieren mano de obra cualificada, y existe una gran cantidad de trabajadores que no cuentan con estudios universitarios, por lo que existe sobreoferta laboral; muchos trabajadores con mínimas capacidades desean laborar a cambio de un salario mínimo, lo que ocasiona que las empresas fijen los salarios por debajo de la remuneración mínima vital.

El mercado de trabajo de Perú se caracteriza por poseer un exceso de profesionales en casi todas las ciencias, los mismos que se dedican a ejecutar actividades divorciadas de su formación profesional; además, el escaso nivel de mano de obra cualificada que existe, laboran en sectores que no requieren altos niveles de capacidad; es decir, en algunos sectores de la economía existe sobreoferta laboral y en otros sectores existe no disponibilidad de mano de obra. En los sectores donde existe sobreoferta laboral, la mano de obra es no cualificada y con bajos salarios, por lo que contradice la Ley de la oferta y la demanda. Esta ley establece que, cuando aumentan las cantidades demandadas aumenta el precio del producto y cuando bajan las cantidades demandadas baja el precio del producto. Un estudio realizado por GRADE encontró que alrededor de la tercera parte de los profesionales en el Perú trabajaban en ocupaciones que requerían un nivel de formación más bajo que el que habían alcanzado. En una economía como la nuestra, la mano de obra menos calificada es alta y los trabajos altamente calificados comienzan a ser pocos demandados.

El crecimiento económico y las tendencias de empleo experimentado en la última década, no se ha reflejado en los salarios reales de los peruanos, debido al exceso de oferta de mano de obra –y a las universidades que sacan profesionales en cantidad y no calidad; ello ha conllevado a que los salarios estén congelados a pesar del incremento de la demanda laboral. Además, si la demanda laboral en el Perú creció producto del crecimiento económico, la oferta laboral creció en una proporción mayor, debido al proceso de urbanización y demográfico que experimentó el país (cada año cerca de 400,000 personas pasan a formar parte de la Población económicamente activa.

La curva de la oferta laboral en Perú es relativamente plana o altamente elástica, debido a que un pequeño incremento en la masa salarial produce un mayor incremento en la oferta laboral. En otras palabras, existe una oferta laboral en la economía dispuesta a trabajar a un salario establecido por el mercado; en este caso, un desplazamiento de la mano de obra debido al crecimiento económico, también produciría un nivel más alto de empleo, pero el nivel salarial se mantendría constante, si cambia lo hace en una mínima proporción, esto es lo que se ha observado en el Perú en la última década –crecimiento económico + aumento de empleo con salarios atascados.

Publicado el 15 - oct - 2011

Categoria: Ráfaga económica