• sep : 1 : 2014 - Estado creará Beca Excelencia
  • ago : 30 : 2014 - Procuraduría trabaja en base a axioma “caiga quien caiga”
  • ago : 30 : 2014 - Amenazan a alcalde
  • ago : 30 : 2014 - 89 directores aprobaron
  • ago : 30 : 2014 - Allanan 14 inmuebles

Posee un alma festiva. Es la exteriorización de sentimientos y pasiones. Es el diálogo artístico entre el suelo y miles de pies vibrando cada copla. Es la expresión de la guitarra, acompañada del rondín, el tambor e instrumentos del folklore de mi tierra. Es mi Carnaval andino que nace en las entrañas de cada cerro, en los barrios, centros poblados y caseríos.

En forma somera y necesaria tenía que describir las características de los Carnavales de Cajamarca, mejor aun cuando el próximo mes de Marzo estaremos vibrando con la fiesta del Pueblo.

Más allá de la faceta de lo alegre y festivo, también resulta oportuno reconocer algunos errores que prácticamente están desdibujando las bases organizativas que forman parte del Carnaval.

En términos de interpretación sociológica, hablamos de un peligroso disloque entre lo organizativo y lo festivo.

He allí, que en más de una oportunidad, decimos y admitimos que “algo anda mal”. Pero, ese “algo anda mal” lo aceptamos sin buscar soluciones o propuestas. Desaprobamos la no rendición de cuentas, los “vivos se nutren de los ingresos”. En fin, allí quedamos.

Tal vez, lo festivo “Tapa Todo”. Una dosis de antiética que muchos a través de los años han preferido callar. Cómplices que no llegan a entender que los factores negativos le están haciendo daño a nuestros Carnavales.

Hace pocas horas, el Patronato del Carnaval de Cajamarca 2011, ha salido al frente y ha dicho, “busquemos salidas para rescatar nuestra Festividad”. El dejar de lado a usurpadores que se creían dueños y protagonistas de los Carnavales, creo, y en base a sondeos de opinión, ha resultado oportuna para el conjunto de nuestra población.

Religiosamente, se ha desmejorado cada versión de nuestros Carnavales. La realización del Reinado, Patrullas – Comparsas y Corso, son los puntos cardinales dentro de un proceso de evaluación. Un gran sector de empedernidos carnavaleros entiendan que existe la necesidad de imprimirle más rigor y calidad a la fiesta popular.

El cómo rescatar el puchero, la dimensión y picardía de las coplas, las estampas folklóricas, entre otros, se convierte en un reto para el actual y futuros Patronatos. Ello exige el compromiso de la Municipalidad Provincial y por consiguiente, del Gobierno Regional.

No se trata de retroalimentar solo lo alegre y festivo, sino incidir en el factor turismo. Podemos hablar de una manifestación con rasgos españoles, sin embargo, en Cajamarca tenemos la oportunidad de perfilar propuestas que le otorguen el valor agregado que aún necesita la Fiesta del Rey Momo.

Tenemos que innovar. Quitar del camino a quiénes entienden que la ganancia de grupo es el fin supremo de esta Festividad. He allí la promoción de un nuevo concepto de cultura. La aparición de innovados valores. El eje, el protagonismo organizativo de todos los sectores. Solo así podemos abrigar la esperanza de convertir a “Cajamarca, Capital del Carnaval Peruano”.

Por: José Agustín Moscol Ch.

Publicado el 27 - ene - 2011

Categoria: Opinión